Mi Familia

familia.jpg

Sol, cielo un parque mi niñez

Son muchos los sentimientos que ahora les contaré


Corriendo cada mañana al encuentro de la amistad

Al encuentro de mis juegos y de mi felicidad

Un balón rueda en el césped al cual se debe alcanzar

Junto a este van mis sueños de un futuro en libertad

 

Luego de una larga jornada vuelvo a casa a cenar

A los brazos de mi madre que me espera acariciar

El sol llenó mi rostro de un rojizo especial

El cual mi padre admira y sueña mi futuro en libertad

 

Horas, días, meses y años ya fueron quedando atrás

Sin embargo los recuerdos siguen cual vivo despertar

Ese niño que hoy es hombre aún no deja de soñar

Con las caricias de su madre que hoy lo vuelven a levantar

 

Mujer de fácil sonrisa y ojos mágicos color mar

Que al primer llamado de su hijo siempre corrió acurrucar

Noches largas de penuria ella supo soportar

Cuando el llanto de aquel niño hacía su corazón desgarrar

 

Ese rostro angelical, su dolor debió ocultar

Cuando el niño requería su seguridad afianzar

Ocultaba o reprimía lo que deseaba gritar

Entregándole a este niño la sonrisa maternal

 

Esa joven de piel blanca, pelo rubio y bello andar

Fue la madre más hermosa que Dios me pudo dar

Fue su entrega día a día la que me enseñó a andar

Y la dulzura de sus caricias,  que en mi me hizo confiar

 

Esta hermosa y dulce dama a mi padre conoció

Y con un cerrar de ojos se clavó en su corazón

Ellos juntos dieron fruto en el nombre del amor

A dos grandes hombres libres, que entregaron al Señor

 

Padre noble y bondadoso, lleno de paz y sabiduría

Que buscas la verdad en Cristo todos los días de tu vida

Haz sido un fiel misionero como Francisco Javier

Tomando tu cruz como estandarte y al Evangelio siempre fiel

 

No corrías por los campos, ni me acompañaste a jugar

Pero sabías más que nadie, sobre el deporte popular

Me ensañaste cada paso, y jugada especial

Y junto fuimos a la cancha a ver al Chuncho triunfar

 

Con tu mirada sabia y profunda y tu paciencia y tesón

Me ensañaste a ver la vida con profunda admiración

Pero el regalo más grande que me pudiste entregar

Fue mi eterno amor a Cristo y que por siempre vivirá

 

Esta historia no es completa, pues falta a mi hermano nombrar

Él es el hombre más bueno que alguien pueda imaginar

Es capaz de dar su vida, por un hombre marginal

Y entregar todo su tiempo, por enseñarle a caminar

 

Hombre de baja estatura y calva angelical

Ya que al verlo me imagino a San Ignacio predicar

Sabio en sus palabras y los consejos que te da

Te hacen ver la vida como el Padre celestial

 

Hombre de risa fácil y manos llenas de bondad

Que orgullozo que me siento, al decir él es mi hermano, de verdad

Gracias por tus cuidados en mis tiempos de debilidad

Me has dado una fuerza infinita para volver a caminar

 

Esta es mi familia, a quien les presento de corazón

En un próximo capítulo les hablo de mis hijos, mi pasión.

Gracias por acompañarme a cada amigo en especial

Esta es la historia de mi familia, mi familia de verdad.

 

 

 Rodrigo López A.

@RLopezAcuna

|

Comentarios

hola amigo, hermoso todo tu relato, de tu corazon nace, que dicha tener a tu madre hermosa y dulce a tu lado, se lo que tu madre siente al acurrucarte y darte valor, se que en cada abrazo su alma da, su sonrisa es la mas fiel demostracion del querer que te tiene , la fortaleza que no se quebra para darte la esperanza que con justicia te mereces , mis saludos amigo,  estare atenta a tus proximas notas, bendiciones.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar