¿Por qué Dios nos quita algo amado?

Muchas veces he escuchado o leído la frase, ¿Por qué Dios nos quita algo amado? o Si existe Dios ¿por qué permite el dolor de niños o de la muerte de un ser querido, etc...?

La verdad amiga, que la respuesta pasa primero por un lado lógico, y segundo por un regalo de Dios que enseguida te comento.


LA LÓGICA NATURAL

Lo lógico y natural es que es tan sencillo como que es parte de la vida, somos seres que pasamos por este mundo, pero estamos de paso. Si nadie muriese, ya no cabríamos en nuestro planeta, ni tendríamos suficientes alimentos para todos. La muerte es parte de un ciclo natural que permite que la especie se perpetúe, aunque esta misma especie desee cambiar este rumbo.

Sobre el sufrimiento de niños indefensos, ya sea por abusos, pobreza, hambruna, enfermedades, se explican primero porque los mismos hombres lo hemos creado y permitido.

Creado al dividir nuestros mundos por siglos entre quienes tienen poder y quienes son "esclavos". En la antigüedad en forma textual y en el presente "por necesidades de la industria". 

¿Cuántos abusos se producen en países que esclavizan niños para hacer por ejemplo con sus pequeñas manos, hermosas prendas de vestir u objetos decorativos a un mínimo costo?.

Hoy seguimos como sociedad permitiendo esto incluso con el que está a nuestro lado y aunque le veamos tirado en el suelo con frío y hambriento, con suerte le dejamos una moneda, pero ¿cuántos estamos dispuestos a tomar a ese niño o anciano y llevarlo a nuestro hogar para alimentar y levantarlo de su miseria?

UN REGALO MUCHAS VECES MAL UTILIZADO

Como decía un extraordinario hombre chileno, quien fue nombrado Santo, “El hombre está en el mundo porque Alguien lo amó: Dios. El hombre está en este mundo para amar y para ser amado” (San Alberto Hurtado).

Esta frase que nos deja el Padre Hurtado, tiene 2 sentidos, el primero es decir que la existencia del hombre en la tierra es sencillamente porque Dios nos amó y por ello nos creó y nos dejó en la tierra para aprovecharla. Lo segundo es el sentido de porque nos deja acá y al decir para amar y ser amado, lo resumimos en una sola cosa, que el fin del hombre es “SER FELIZ”.

No hay más misterio ni sentido de lo que Dios quiere para nosotros, que seamos felices.

Este regalo viene amarrado con otro que muchas veces mal utilizamos y es el regalo de “LA LIBERTAD


Dios nos hizo libre para amar, para saber escoger en base a nuestro propio criterio, en base a nuestro discernimiento, en base a lo que nos diga el corazón.

Lamentablemente esta libertad la mal utilizamos, justamente en algunas de las cosas que indicaba en el punto anterior. Queremos apoderarnos de este mundo teniendo riquezas infinitas sin mirar a quien está a nuestro lado, sin mirar el dolor ajeno. Vemos hombres y mujeres que se aprovecha incluso de los más desposeídos para acaparar más y más dinero.

Teniendo en cuenta estos aspectos, lo que hoy debiéramos preguntarnos no es porqué Dios permite esto, sino más bien ¿Por qué nosotros los hombres provocamos, permitimos y somos indiferentes ante el daño a nuestra misma especie?, e incluso a los más desposeídos de nosotros como niños y ancianos.


APOYÁNDONOS EN DIOS

Por el contrario de lo que origino esta meditación, no le echemos la culpa a Dios de lo que nosotros mismos como raza humana provocamos, sino que aprendamos a pedir su auxilio, apoyo, compañía en nuestros sufrimientos, que sea Él quien nos acompañe y nos brinde su mano cuando extraviamos el camino, que sean sus brazos en los cuales descansemos cuando nos sentimos abatidos y que ya no podemos caminar.

Dios siempre está a nuestro lado, somos nosotros los que no queremos verlo.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar